El Ayuntamiento de Madrid ha creado una página web para rectificar informaciones publicadas por medios de comunicación. Es su única función y resulta, hasta donde sé, novedosa en nuestro país. La página, llamada Versión Original, lleva el sello oficial del Ayuntamiento para darle un poco de empaque y oficialidad al asunto. La reacción general de la prensa ha sido algo excesiva (tanto a favor como en contra), aunque lógica con el ambiente que tenemos. En otro momento la web habría pasado totalmente desapercibida, pero el contexto y los antecedentes podemitas no ayudan en absoluto.

Eugene-Delacroix-Louvre-Lens-Francia-AFP_CLAIMA20130208_0119_28
Te dan la espalda y siempre te la darán

Para justificar su creación Carmena reconocía en rueda de prensa que “En ocasiones la comunicación nos devuelve un producto que no es el que se pretende manifestar”. Es fácil deducir de aquí que a la alcaldesa lo que le gustaría es poder redactar ella misma las noticias. Javier Barbero, concejal de Salud, al ser preguntado por el asunto, aseguraba que si la web había generado “tanta polémica en algunos medios” es que “probablemente era necesaria”. La chulada perfecta de un mal concejal. Que conste que a mí me gusta que no disimulen, que saquen lo que tienen dentro.

Normalmente cuando lo que publican los medios no es lo que el Ayuntamiento quería expresar se suele hablar de “problema de comunicación”. Los nuevos concejales llevan apenas unas semanas y lo normal es que pronto mejoren en su entendimiento con los medios, pero ni ellos mismos se han dado tiempo y han corrido a crear su Versión Original que no sirve más que para evidenciar lo novatos que son. Teniendo en su mano la posibilidad de conceder entrevistas, emitir comunicados o hacer declaraciones prácticamente cuando les venga en gana, resulta absurdo crear Versión Original. El problema es que el Ayuntamiento espera que esas declaraciones o esos comunicados sean publicados tal cual salen de sus bocas o de sus teclados, pero los medios no están a su servicio (normalmente) ni deben ser meros mensajeros de lo que dicta el poder.

Me parece bien que el Ayuntamiento cree un blog para comunicarse mejor, pero no para perseguir a los medios con reproches. Y es que la diferencia entre las formas de comunicación política tradicionales y la nueva web es precisamente la especificidad de la página como señaladora de medios y periodistas.

La creación de la página lleva implícita una crítica a toda la profesión que no ha sentado bien. Y es cierto que los periodistas a veces son excesivamente corporativistas y orgullosos, pero hay bastante más autocrítica entre los periodistas que entre los miembros de un partido político, siendo mucho mayor la responsabilidad de estos últimos.

La función más importante del periodismo es la de vigilancia de las personas que gobiernan sobre otras personas y eso no va a cambiar por la creación de una página web que pretenda alterar ese equilibrio necesario en cualquier democracia. Poner a la misma altura a políticos y a periodistas es un engaño bastante básico, porque los periodistas no pretendemos gobernar sobre nadie y no tenemos poder ninguno sobre la vida de los demás. Así que dudo mucho que sea decente que periodistas y políticos se otorguen un trato recíproco (que nunca será tal), como pretende todo buen totalitario.

221
Eviten las rimas, no sean soeces

El Ayuntamiento se está metiendo en un lío innecesario que, sospecho, nace del aburrimiento de concejales sin funciones y mucho tiempo libre. La flamante web tiene ahora dos posibilidades: rectificar y no rectificar. Cuando no rectifique, estará, de alguna forma, confirmando la noticia publicada, como ha ocurrido con lo último que publica La Razón sobre Rita Maestre. Cuando rectifique, se estará comprometiendo y ensuciando. El silencio compromete mucho menos que la rectificación. Por ejemplo, si la web de Carmena anuncia que no han pensado en poner nuevas tasas al turismo o a los cajeros y luego se aprueban esas tasas, el Ayuntamiento quedará en ridículo y la “página de la verdad” quedará por los suelos. ¿Quién rectificará a la rectificadora oficial? Todos los demás medios al unísono. Así que cada error suyo será mucho más sonoro. La web de Carmena tendrá su propio desgaste y veremos cómo queda su prestigio con el tiempo, si es que dura algo.

Todo este asunto es una mala idea y una aventura absurda que no lleva a ninguna parte. El resultado final es un blog más con varios rectificados que nadie ha leído y que a nadie importan, porque llegan tarde y mal (bastante mal, de hecho, los rectificados son muy flojos). Por ejemplo, hay un rectificado del 23 de junio (aunque publicado ahora) sobre el nombramiento de un familiar de Carmena. El rectificado recuerda que es un nombramiento legal (de que sea ético no se dice nada). ¿Alguien cree que este rectificado puede esconder un vergonzoso caso de nepotismo para cualquiera que no sea ya un fiel súbdito de la causa podemita? Evidentemente no.

Otro rectificado habla de la Real Fábrica de Tapices. Se menciona que El País publica que “La Real Fábrica de Tapices lleva cuatro meses sin pagar a su plantilla”. El rectificado asegura que la Concejalía de Cultura, Turismo y Deportes “sí ha abordado la situación de la Real Fábrica de Tapices”. ¿Lo segundo desmiente a lo primero? Creo que no.

Un tercer rectificado dice que “el Ayuntamiento de Madrid no ha anunciado nuevas tasas”. Se citan las palabras del concejal de Economía al ser preguntado por la implantación de una tasa turística:

“Es una de las tasas que entra dentro de lo posible que se pudieran establecer ya en los presupuestos del 2016”.

Los periódicos publicaron el siguiente titular:

ABC: Manuela Carmena estudia implantar una tasa para los turistas que visiten Madrid

El País: Madrid plantea imponer una tasa turística como Barcelona

El Mundo: El Ayuntamiento de Madrid estudia crear una tasa para el turismo y otra para los cajeros

La Razón: Carmena imita a Colau y asesta un duro golpe al turismo de Madrid

“Estudia”, “plantea”… El titular de La Razón no me gusta y creo que debería ser otro, pero en la noticia hay un vídeo que la encabeza que empieza por “el Ayuntamiento de Madrid estudia nuevas tasas”. En el texto podemos ver que el delegado de Economía “advirtió que todavía no está perfilada la propuesta pero que podría formar parte de los presupuestos que el Gobierno de Manuela Carmena redacte para 2016”.

Carmena aseguraba poco después de que aparecieran estas noticias que el Ayuntamiento de la capital “no tiene previsto en modo alguno la imposición de una tasa”. Horas después el concejal de Economía aclaraba que la tasa turística y la de los cajeros “se pueden estudiar”. En definitiva, el orden es el siguiente:

-Entra dentro de lo posible (Carlos Sánchez, 13/07)

– No está previsto en modo alguno imponer una tasa, se trata de un malentendido (Carmena, 14/07)

– Se puede estudiar (Carlos Sánchez 14/07)

– El Ayuntamiento no ha anunciado nuevas tasas (el rectificado)

¿Y la culpa de este embrollo es de los medios o tal vez Carmena podría admitir una cierta descoordinación y falta de experiencia? Si ella misma ha reconocido que ha sido un malentendido… Lo peor es que todavía no sabemos exactamente si las tasas se están estudiando, si se pueden estudiar (como dice el concejal) o si están descartadas, tal como dice Carmena, porque el desmentido no lo aclara.

Una web inútil

Versión Original es solamente un pequeño medio de partido que será mero pienso para convencidos podemitas, que no necesitan rectificación alguna para seguir servilmente en el rebaño. La web será inocua.

Ahora el Ayuntamiento tiene una web inútil (y contraproducente), un nuevo motivo para recibir críticas y a un grupo de comunicadores cabreados. Y no le aconsejo a Carmena ir de frente contra toda la prensa. La ocurrencia no ha gustado ni a buena parte de los periodistas más afines a Podemos y solamente los que entienden su profesión desde el más absoluto servilismo han defendido la creación del nuevo portal. Para alimentar el cabreo, en los (supuestos) rectificados nada mejor que señalar a periodistas y medios concretos desde la posición privilegiada que ostentan los trabajadores del Ayuntamiento. Muy hábil si el objetivo es ir buscándose enemigos.

Lo cierto es que parece que en el Ayuntamiento no están convencidos con la iniciativa. Carmena ha anunciado que en unos meses estudiará “qué ha aportado” Versión Original. Mientras, en la cuenta de Twitter de la nueva página piden participación ciudadana, intentando buscar aliados:

Captura de pantalla 2015-07-16 a las 21.28.40Que busquen la participación de la gente no hace más que embarrar. “Ojalá recibamos pocas”, dicen. Aquí hay una contradicción importante. O bien consideran que, en efecto, Versión Original no es necesaria o bien consideran que es necesaria y parece que están queriendo invitar a la autocensura a la prensa. Ojalá “MadridVO no sea necesario”. Es decir, ojalá los periodistas se porten bien con nosotros.

Algunos apuntan, en efecto, que Versión Original traerá autocensura periodística. Yo lo dudo. Los periodistas (a veces) tienen dignidad y les importará muy poco aparecer o no en el blog de Carmena, que ya está suscitando coñas en las redacciones de toda Madrid. Algunos comunicadores incluso considerarían un honor ser señalados por la pandilla de concejales que tiene la capital. Así que si el efecto que busca el Ayuntamiento es el de amedrentar, obtendrá el resultado contrario. Para amedrentar hay que perseguir y multar, como hacen en Venezuela. Con un blog panfletario poco miedo puedes meter.

Resulta un poco extraño que los que se quejan del sesgo de las televisiones públicas, los que hasta ahora pedían medios independientes (sin definir muy bien qué es eso) y periodistas libres de ataduras, aplaudan la creación del menos independiente de los medios que puede existir: uno llevado directamente por un concejal. También resulta extraño que los que hablaban de emergencia social pierdan el tiempo con estos asuntos y que, en ningún caso, hayan pedido el cierre de medios públicos para emplear esos enormes presupuestos en ayudar a la gente que lo está pasando mal. En Podemos no quieren acabar con los medios públicos serviles, solamente quieren controlarlos.

Lo que debería preocupar de verdad al Ayuntamiento es mejorar su comunicación, desastrosa por el momento, con continuas rectificaciones y matizaciones que se han hecho los concejales entre ellos y a la alcaldesa. Y deberían trabajar para que un periodista no tenga que pedir doce veces que le faciliten el mismo dato. Tal vez deberían crear una página web para matizar sus propias declaraciones o para aclarar la infinidad de datos que se inventan como los referidos a malnutrición, pobreza y desahucios, repentinamente a la baja.

El blog que ha creado el Ayuntamiento es de una inutilidad total y no debería haber despertado tan airado debate. Resulta interesante como curiosidad, significativo como símbolo y lo más reprochable es que sea oficial y se use el sello del Ayuntamiento y un dominio pagado por todos para hacer propaganda del partido.

El problema, como decía al principio, son los antecedentes, el contexto y las ideas trasnochadas de los que crean la página web. En Venezuela o Ecuador, países podemitas de referencia, existen arbitrarias leyes sobre la veracidad y la verdad, conceptos de los que pretenden apropiarse sus gobernantes. Y hay sanciones y se persigue a los medios dejando la democracia seriamente dañada. El creador y líder de Podemos es un tipo que asegura que los medios de comunicación privados “atacan la libertad de expresión” (salvo cuando los dirige él). IglesiasMonedero o Miguel Urbán en distintas ocasiones han hablado de la necesidad de crear una “ley de medios” que sin duda solamente podría ir en una dirección: la opuesta a la libertad de prensa. Pablo Echenique proponía hace unos meses un sistema de etiquetado de los informativos según su veracidad u honestidad. Por supuesto, las notas las pondría él o uno de los suyos. Con estos mimbres, con esta línea de pensamiento y esta forma tan equivocada de ver la democracia y los medios de comunicación, es normal que se enciendan algunas alarmas. Alarmas que, si ignoramos el contexto, parecen pura sobreactuación.

Pablo Iglesias nunca ha negado que lo más importante para llegar al poder son los medios de comunicación, especialmente la televisión. Ya he criticado en algunas ocasiones las ganas que tiene Podemos de controlar medios, aspiración esencial para perpetuarse en el poder. Aquí dejé dos extensos ejemplos que demuestran (el verbo no es casual) que ni entienden el papel de los periodistas, ni parece que tengan muchas ganas de entenderlo:

A la censura que la llamen por su nombre

El Corte Inglés y la libertad de prensa

Esperemos que la anécdota de Versión Original no pase de ahí, que Carmena comprenda lo absurda que resulta su idea (o de quien haya sido). Y ojalá eliminen su página web. No parece demasiado pedir que los populistas acepten las reglas del juego que otros han aceptado en el pasado y aceptan en el presente. Esperemos que entiendan que por mucha oficialidad que quieran darle a una página, no es más que un medio panfletario al servicio de los intereses de un partido político que solamente los fieles y los idiotas tendrán en cuenta. La información, cuando viene del poder político no es información, es propaganda. Y en democracia es la prensa la que persigue a los poderosos y no al revés. Basta con entender eso.